Thursday, June 02, 2005

Laurel Aitken

MP3


RASH Posted by Hello

derrick morgan Posted by Hello

ORGULLO PROLETARIO

Introducción
Para enfocar adecuadamente una explicación sobre la historia y la cultura skinhead primero se hace necesario definir lo que se puede entender como skinhead. Después de más de 25 años de existencia el término se ha extendido y enriquecido mucho. Una buena definición sería todo aquello que ha tenido o tiene que ver con la cultura derivada de la escena que surgió en 1969 (aproximadamente), y que incluiría desde los rude boys pasando por el oi!, y hasta la actualidad.
Como escena (también nombrada como culto, cultura, espíritu...) entenderemos todos los aspectos: musical, estético, de comportamiento. Así pues la escena skinhead estaría formada por el ska, los rude boys, parte del punk, la violencia, parte de los mods, el oi!, el skinhead reggae, los hooligans, etcétera, etcétera.
Un skin será pues un chico o una chica a quién le gusta esa escena y que se siente a gusto en ella. Todos los aspectos no tienen porqué interesarle a una misma persona, pero esto es algo lógico, porque cada cual tiene sus propios gustos.
No sons una "tribu urbana", sino una cultura juvenil. No hay una manera infalible de reconocer a un skin o pertenecer a la escena, sino que las personas que la integran comparten una serie de gustos, que nadie les impone y que son los que les dan una imagen uniforme, pese a que cada cuál es distinto del otro o de la otra.
Hoy en día, la palabra skinhead prácticamente solo la vemos ligada a agresiones fascistas y grupos neonazis. Pero tradicionalmente, y fuera de los grandes circuitos informativos, los verdaderos skins han estado siempre al margen de estas actitudes racistas o xenófobas.
Los 60's
No en vano, el nacimiento de los cabezas rapadas lo encontramos en la mestiza Inglaterra de los años '60. Allí existían dos tendencias juveniles principalmente. Los mods, jóvenes seguidores de la música negra y amantes de la diversión, la cerveza, el sexo y las buenas peleas, sufrieron las influencias de la ola de hippismo que recorrió las clases medias hacia finales de la década. La mayoría de ellos se apuntaron a la nueva moda, pero los más orgullosos seguidores de la música negra, y especialmente los que pertenecían a familias obreras la rechazaron de pleno, y aun se cerraron más en las cosas que les gustaban.
Paralelamente, la inmigración desde las Antillas les proporcionó fundamentalmente dos cosas: amigos negros igualmente folloneros (rude boys-chicos duros) y nuevos y excitantes estilos de música (ska, rocksteady, reggae...) en los salones de baile. En sus principios eran simplemente bandas urbanas de barrios obreros, donde generalmente había gente de color, que compartían sus gustos por los ritmos Ska, el sonido negro y de ideología contraria a la hippy. Estética: Cabeza rapada (en analogía a los negros, botas con punta de acero y tirantes en analogía al obrero), etc.
También jugó un importante papel la boyante situación económica y el éxito de Inglaterra en el mundial de fútbol de 1966, que llevó a muchos jóvenes a seguir a sus equipos desde los mismos estadios. En seguida nacieron las hinchadas y estalló la violencia entre ellas, surgiendo así los bootboys. Las peleas entre seguidores de distintos equipos fueron famosas, y estos enfrentamientos diarios acabaron por movilizar a la policía, a los jueces, y a la sociedad civil, que hicieron un circulo tan estrecho que acabaron ahogándolos. Muchos skins acabaron en prisión, otros dejaron el movimiento, y los más veteranos se convirtieron en ‘Suedeheads’, una versión más light que les permitió sobrevivir en el anonimato.
Del mestizaje y la conjunción de todos estos hechos nacieron los skinheads. Debemos recordar que esta palabra se empleó por primera vez en 1969, ya que hasta entonces estos grupos callejeros recibían varios nombres, como lemonheads, peanuts (por el ruido del motor de los scooters, como de cacahuetes friéndose) o simplemente mods.
Por dejarlo claro de alguna manera, los skinheads fueron una moda que ha perdurado hasta hoy, y que como reflejo de la juventud de clase obrera inglesa podían ser violentos, pero no más que lo que los trabajadores eran, podían haber racistas, pero no más de los que había en los barrios obreros, podía haber tantas ideas políticas como individuos y en una proporción igual que la de los currelas. Porque, no lo olvidemos, los skins eran trabajadores también.
Su estética era una de sus señas de identidad. Aparte de la cabeza rapada (nunca afeitada), les gustaba vestir elegante, y se hicieron especialmente populares las camisas Ben Sherman, las prendas Fred Perry, las crombies, harringtons y botas Doc Martens. Las hoy famosas bombers no aparecieron sino muy tardíamente. De diario se solía emplear más la ropa vaquera y por las noches de fin de semana muchos optaban por algo con más clase, como elegantes trajes de tres botones
Pero era la violencia y el vandalismo lo que realmente daba identidad a los skinheads. Allá por donde pasaban destrozaban trenes, establecimientos, squats, coches y apalizaban policías, estudiantes y, como no, sus odiados hippies. Su arma preferida eran los peines de metal afilados.
De estos episodios violentos han venido algunas acusaciones de racismo por las peleas con paquistaníes, pero debemos recordar que las bandas de rapados eran multirraciales, y lo único que buscaban era montar jaleo. Políticamente, no había una tendencia concreta y la gente que votaba lo hacía en su mayoría por los laboristas, dada su procedencia obrera.
Esta actitud beligerante les echó encima a la prensa, la opinión pública y la ley, y tuvieron que cambiar su comportamiento, suavizándolo, y también su estética, dejándose crecer el pelo y vistiendo con más elegancia. aquí nacieron los suedeheads y los smooties, de existencia más efímera. Los bootboys, sin embargo, continuaron haciendo el salvaje en los campos de fútbol.
Conviene aclarar algunos puntos de esta época:
Los primeros skinheads no eran antirracistas, pero tampoco eran racistas, ni de izquierdas, ni de derechas, ni rubios o morenos, ni altos ni con pecas. Eran el reflejo de la juventud obrera inglesa, y como tales poseían sus características, siendo EN CONJUNTO una masa uniforme que compartía similitudes en su comportamiento, aspecto y gustos, pero jamás poseyeron una filiación política o un color de piel exclusivo. Cada individuo tenía sus propias ideas, dependiendo de su educación, experiencia, etc, al igual que las tienen los matriceros, los albañiles o los mineros, obreros todos ellos.
Las primeras acusaciones de racismo hacia los skins vienen de esta época, de las palizas a pakistaníes (paki-bashing) u otros problemas aparentemente raciales como las reggae wars, más relacionadas con el territorio y las chicas que con otra cosa. Lo que hay que decir es que seguro que algunos skins serían racistas (por incongruente que pueda parecer), pero eso no quiere decir que la mayoría lo fuese. Es más, todas las personas que han estado metidas en la escena desde sus inicios (y que hoy cuentan con más de 40 años) están abiertamente en contra del racismo y de esas acciones, que lo único que trajeron para los skins fueron carretillas de mierda vertidas sobre la escena skinhead gracias a cuatro imbéciles que no estaban realmente interesados en ella. La escena continuó medio apagada hasta que apareció el punk a mediados de los setenta. estéticas rebeldes y provocativas, en contra de la sociedad llevaron a errores, como el lucimiento de símbolos nazis, aunque sólo fuese para provocar o ser el "más malo".
El Oi!
El punk pronto perdió su rumbo y se convirtió en una moda más, carente del espíritu de rebelión que tuvo al nacer. Entonces es cuando ve la luz el hoy hipermanipulado movimiento Oi!, creado por la mezcla de la cultura punk con la de los skins. El Oi! devuelve al punk su fuerza y no es extraño ver punkies y skins tocando en el mismo grupo o de borrachera por ahí, pero eso sí, esta vez el componente político es más fuerte, radicando en la procedencia obrera de sus integrantes. Durante unos años no es raro ver skinheads negros (blackskins), hindúes e incluso orientales, pero un partido ultraderechista (Frente Nacional ingles) aprovechándose del exhibicionismo punk, el aire marcial del corte de pelo skin y confusos mensajes nacionalsocialistas hacia los "obreros", consigue desligar a gran parte de skins y punks -aunque en menor medida- hacia la ultraderecha, creando así sus perfectas "fuerzas del orden". Así surgen los Boneheads (cabezas huecas o "Skins" Nazis). Los medios de ‘comunicación’ pronto promoverán el binomio Skin-nazi, dándole una publicidad falsa y gratuita. Una vez creado ese cáncer, consigue que las juventudes fascistas se vean a sí mismas reflejadas en la estética skinhead (pelo corto, botas...), y acaben adoptándola (sobre 1980-81). Esta labor desinformadora fue apoyada por los sensacionalistas medios de comunicación, que al igual que ocurre ahora daban más importancia al morbo que a la veracidad de las noticias. Muchos skins, se opusieron a ello mediante la afiliación a unas ideas contrapuestas a las nazis, pero que como políticas, no eran propias de los skinheads. Nacen así los redskins, que adoptaban los símbolos comunistas. Lógicamente toda esta manipulación sólo llevó a un desmembramiento de los skinheads, que aunque todavía continuaron existiendo, lejos de toda esa polarización política, lo hicieron en un número mucho menor.
Algunas cosas destacables sobre el Oi son:
En principio existieron dos tipos de skins, unos pertenecientes al punk y otros a la tradición del ’69, que no tenían nada que ver aparte de la violencia y el corte de pelo. Fue a través del tiempo y no sin algunas peleas entre las diferentes facciones cuando se llegó a la unidad y el mestizaje de los dos grupos, dando lugar a la escena de la actualidad, en la que lo que prima es la rebelión contra la sociedad y se comprueba un mestizaje entre la cultura original y el grito del suburbio.
Tan skinhead es la música de la Trojan Records como el buen Oi!, la diferencia es que una era tocada por negros y la otra apareció cuando el punk dio la oportunidad a los skins de hacer su propia música. Algunos grupos de Oi! fueron formados por viejos mods de clase obrera que aprovecharon la oportunidad que se les brindaba de "decir lo que tenían que decir". Además, los grupos de streetpunk genuinos escuchan también música tradicional skinhead, lo que se ve reflejado en muchas canciones.
El oi! en principio no estaba relacionado con la política establecida, ni hacia un lado ni hacia el otro, porque a la gente que sufría esta sociedad injusta no le hacía falta enarbolar ninguna otra bandera que no fuera la suya y la de su gente, la de su día a día, la de su miseria. Conocían bien a su enemigo, y cantaban contra él, contra él y solo contra él, y no a favor de nada ni nadie, sino contra la podrida sociedad. Lo que es verdad es que la rebeldía juvenil no hacía ninguna gracia a la ultraderecha, y que los izquierdistas de salón se horrorizaban del comportamiento antisocial y de los destrozos o palizas de una gente que no tenía nada que perder. EL OI! Y SU RELACIÓN CON EL PUNK
El Oi comenzó en la última parte del año 1977 como una reacción al giro hacia lo comercial que había tenido lugar en el punk para entonces. Fue un intento de devolver el punk a los temas que afectaban la vida y el día a día de los chicos y chicas de clase trabajadora, y musicalmente se basaba en las primeras bandas de punk como the Clash o Ramones, mezclándolo con el primer rock británico de los Rolling Stones y The Who. Las bandas estaban a menudo formadas de punx y skins y fue siempre una de las músicas favoritas de estos últimos. Por aquel entonces la palabra Oi no tenía la acepción de género musical que se le da hoy en día, y esta clase de música se denominaba "Street-punk"(punk de la calle) o "reality-punk"(punk de la realidad). Las bandas de oi originales incluyen Cock Sparrer, the Cockney Rejects, Angelic Upstarts, Slaughter and the Dogs, Skrewdriver, the Lurkers y, probablemente la más conocida, Sham 69.
Desafortunadamente por aquel tiempo muchos (¡pero no todos!) skinheads fueron reclutados por organizaciones racistas de extrema derecha como el National Front (frente nacional) y la música comenzó a ser asociada con el racismo en las mentes de muchas personas, lo que hoy en día continúa siendo en gran parte un desafortunado mito, con muchas historias dirigidas a las masas tachando a todo el oi de música racista. Ninguna de las bandas originales de streetpunk fueron racistas o apoyaron políticas de extrema derecha a excepción de Skrewdriver, quienes hicieron públicas sus relaciones con esa escoria a partir de los primeros 80’s (su primer material es considerado un clásico del oi por muchas personas).
De cualquier forma, en los primeros 80 emergió un nuevo movimiento constituido alrededor del sonido streetpunk con las bandas de oi más conocidas: the Business, the Last Resort, the 4Skins, Combat 84, Infa-Riot, etc. Este movimiento fue llamado "Oi" por el periodista Gary Bushell, y fue considerado como una prometedora unidad entre punks y skinheads. Al mismo tiempo había una pequeña escena rock neonazi capitaneada por Skrewdriver, y la música que hacían estas bandas era basicamente la misma que el Oi, pero las bandas preferían marcar diferencia con el punk en general, empleando el término "R.A.C." (Rock contra el comunismo). Estas bandas realmente no tenían nada que ver con la escena oi a excepción de alguna similaridad en el estilo musical y el hecho de que supuestamente eran "skinheads", una afirmación que más allá del parecido físico no pasa el menor análisis crítico.
Cuando a mitad de los años ochenta el movimiento empezaba a perder fuerza en el Reino Unido, saludables escenas oi se desarrollaban en Europa, Norteamérica e incluso Japón. Por alguna razón en la que la labor de limpieza de la imagen skinhead llevada a cabo sin duda ha influido favorablemente a mitad de los 90 se a producido un gigantesco revival del interés por la música oi, con (literalmente) cientos de bandas surgiendo por todos lados, y con aquellas que llevan muchos años tocando recibiendo el reconocimiento que se les debe. Hoy también existe un muchísimo mayor esfuerzo por disociar el racismo del oi de cara a la gente, y todas las bandas que están dentro de la escena se declaran abiertamente antirracistas. Además la música nazi se ha alejado del oi y se aproxima peligrosamente a lo peor del heavy metal. Algunas de las mejores bandas de Oi de la actualidad incluirían the Templars, the Wretched Ones, Those Unknown, the Lager Lads y Oxymoron.
La Two-Tone
Algo después de la explosión punk, el espíritu skinhead resurge de nuevo, tomando fuerza de esta nueva rebeldía, pero conservando sus valores estéticos y culturales aun compartiendo con los punks el enfrentamiento a la autoridad. En el año 1979 se produce un hecho crucial: la TWO TONE. Esta fue una casa de discos que aglutinó a los grupos pioneros y más conocidos del llamado "revival" ska, con la única diferencia de que esta vez los grupos también eran multirraciales. Este revival es ideado por un skinhead, Jerry Dammers que funda los Automatics en 1979. Sin embargo el nombre debe cambiarse por problemas de registro por The Specials A.K.A. (Also Known as Automatics) o sea, también conocidos como los Automatics. La fórmula utilizada por Dammers como medio de protesta consistía en un fondo musical de ritmos antillanos, unido a la agresividad verbal punk y a un mensaje directo en las letras. En la 2 TONE nacen también grupos como Madness, The Beat, The Bodysnatchers... por sólo nombrar unos cuantos. Los skinheads pronto se agrupan ante los nuevos grupos que tocan su música, y otra antigua corriente renace, también multirracial, en la forma de los nuevos rude boys trajeados. A partir de este momento nació el "ska moderno", que es el que suelen practicar la mayoría de los grupos desde entonces.
Siempre se necesita una aclaración sobre Madness al hablar de la 2Tone. Pese a ser uno de los grupos de ska revival, por no decir el único, que continuamente se relaciona con los cabezas huecas de los neonazis, y que ellos mismos escuchan muchas veces, su propio nombre fue tomado de una clásica canción de Prince Buster, y en su repertorio se pueden encontrar varias versiones más. ¿Cómo se puede ser nazi y gustarte música inventada por negros?
Muchos boneheads iban a los conciertos de la 2Tone, y algunos grupos se negaron a tocar para la Anti-Nazi League. Pero siempre amparándose en que creían que la mejor manera de luchar contra el racismo era llevar a la gente de todas las razas a una sala a que bailasen bajo la misma música. De esta manera reconocían que en más de una ocasión habían visto entrar a gente con chapas del NF y salir sin ellas después de una conversación con alguno de los miembros de color de los grupos o el público, y preferían hacer cambiar así a su público racista antes que darle motivos para el odio prohibiéndoles la entrada.
Para tener una idea de la manipulación que realizó la prensa sobre nuestro movimiento, llegaron a colocar junto a una foto de The Selecter el titular "No bailes con los sieg-heilers" ¡Y eso que este grupo solo tenía un blanco en toda la formación! TWO-TONE Y SKA ACTUAL
La música con la que la 2Tone saltó a la fama eran en su mayoría versiones de clásicos del reggae, el ska y el rocksteady a las que se había dotado de nueva energía y de un ritmo algo más acelerado para la época, el año 1979.
Como es natural, de un grupo a otro también existían diferencias, aunque la base común seguía siendo la música jamaicana. El hecho diferencial es que en esta ocasión era música "made in U.K." (hecha en el Reino Unido) por completo, aunque algunos músicos fueran negros e inmigrantes. Como tal, poseía más influencias, sobretodo provenientes de los mods y la escena skinhead original, y no solo de Jamaica. El objetivo primordial era tocar una música moderna pero sin renunciar a las raíces, y sin dejar tampoco que estas se perdiesen con demasiadas innovaciones. Por esta época también se había producido un acercamiento entre los punks y los rastas que había provocado el ensamblado de ambas tendencias musicales por grupos como The Clash, y era un sonido de ese estilo el que inicialmente buscaban esas bandas. Tuvieron mucho peso también aportacion es del soul (Stax, northern, Motown), el R’n’B e incluso el rockabilly.
El estilo musical que surgió de todo ello fue un ritmo ska-reggae-rocksteady acelerado las más de las veces, pero sin llegar al histerismo, que se ayudaba de las posibilidades de todos los instrumentos para dotar de energía a una canción. Las letras se apoyaban en el punk para darles un sentido muy directo de denuncia social, provocando también que la gente bailase y pensara al mismo tiempo.
Con el paso del tiempo muchos de los grupos se hicieron demasiado pop o terminaron por desaparecer. Algunos, después de cambios de nombre, interrupciones y variaciones de estilo siguen tocando hoy en día, pero realmente lo que llevaron a cabo en 1979 parece que va a ser irrepetible.
A mediados de los 80 hubo otro revival del ska, en el que aparecieron grupos como Potato 5, The Busters, The Toasters o Skaos, siguiendo los pasos de la 2Tone para revitalizar el ska y volver a hacerlo el rey. La variante alemana apostó por acelerar el ritmo 2Tone, mientras que otras bandas ponían el empeño en recuperar el sonido jamaicano con tintes más actuales.
Desde entonces hasta hoy el ska ha sido degradado por multitud de impresentables, que han hecho que la mayoría de la gente se desconcierte y no sepa bien lo que es. El ska moderno posee muchas influencias, y un sonido más actual, pero sigue bebiendo de los 60 y de la Two Tone, aunque sea tocado predominantemente por blancos. Es una música diferente al ska tradicional, algo más rápida, mucho más rápida en ocasiones, pero sigue siendo música skinhead. En ella se generalizan también al reggae y al rocksteady casi siempre. También hay tendencia a rescatar los sonidos antiguos con la tecnología de grabación y puesta en escena actual, lo que supone una auténtica resurrección del sonido.
Podemos encontrarlo mezclado con punk, con toques latin, soul e incluso con hard core, osea que se pueden seguir distinguiendo multitud de estilos dentro del ska actual, que nos pueden gustar más o menos, pero que dependiendo de donde vengan son una aportación más a nuestra escena o una nueva palada de escoria de la cultura de masas sobre la nuestra.
SHARP
En 1988 se crea en EEUU una organización llamada Skinheads Against Racial Prejudices, SHARP (SKINHEADS ANTI RACISTAS). No es una organización política (aunque denunciar el racismo y el fascismo sea una actitud política) Es una organización que rechaza la violencia gratuita y que desea reunir a todos los Skinheads, Skingirls, y todo tipo de gente con un único objetivo: Denunciar a aquellos nazis que nos han usurpado el nombre, limpiar la imagen que nos han dado y divulgar la autentica esencia del movimiento. Tampoco el SHARP pretende encuadrar a todos l@s Skins y poner nuevas etiquetas, pero si unirlos, y no solo a ellos, sino a toda la gente que nos apoye, pues como bien sabemos, la unión hace la fuerza. Ademas intenta buscar organización con distintos grupos para montar conciertos, manifestaciones, y explicar a la gente y a la prensa la realidad de las cosas.
STAY RUDE! STAY REBEL! STAY SHARP!